Beisbol, Otras Ligas

¿Nubes en la firma de José Adolis?

adolisTomado de Swingcompleto

Criticar a la Federación Cubana de Béisbol (FCB) o a la Dirección Nacional de la disciplina se ha vuelto habitual en la prensa, tanto en los órganos oficiales del gran archipiélago caribeño, como en sitios extranjeros y otros medios alternativos que siguen constantemente el accionar del deporte de las bolas y los strikes.

Y en honor a la verdad, no es muy complicado ejercer de verdugo contra los rectores de la pelota en Cuba por los muchos errores que cometen a lo largo de un año, solo que en ocasiones se incurre en el pecado de cargar contra ellos sin ningún tipo de razón, atrapados en una especie de hobby o hábito, y en ocasiones por pleno desconocimiento de la realidad que ronda un determinado asunto.

El último ataque que se ha llevado la FCB lo encontré en el sitio digital Cibercuba, donde me asombró un titular: Autoridades deportivas cubanas “venden” a talentoso pelotero cubano como si fuera chatarra, firmado por Federico Beltrán.

El artículo en cuestión muestra su desacuerdo con el monto del contrato del patrullero avileño José Adolis García (hermano del antesalista de los Bravos de Atlanta, Adonis García) en el béisbol profesional japonés, donde jugará con los Gigantes de Yomiuri devengando un salario de 100 mil dólares, según me confirmaron varias fuentes en la propia firma del acuerdo el pasado miércoles en el estadio Latinoamericano.

Dicho trabajo refiere que Adolis fue vendido “como si fuera hueso y ternilla” y se cuestiona “cómo un pelotero como él puede acceder a tan desfachatada cifra”, tomando de fuente otro material (Reportes indican salario por José Adolis en Japón es muy bajo) publicado en el blog Swing Completo por su editor Daniel De Malas.

Me llamó la atención el matiz ofensivo de lo expuesto en Cibercuba, sobre todo porque se hace sobre una base inexistente, débil, con completa ignorancia de los estándares salariales en el béisbol japonés, muy diferentes e inferiores a las millonarias cifras que se pagan en las Grandes Ligas de Estados Unidos.

Además, evidencia estar en fuera de juego sobre los términos en que fue firmado el contrato, y desconoce las verdaderas herramientas y deficiencias de José Adolis en los terrenos.

Respecto al primer asunto, conviene repasar los salarios más prominentes en el lejano país asiático. Esta temporada el jugador mejor pagado es el experimentado lanzador Hiroki Kuroda (Hiroshima Toyo Carp), quien hizo carrera en Estados Unidos con los Dodgers de Los Ángeles y los Yankees de Nueva York.

Kuroda se embolsará 5.5 millones de dólares, muy alejado de los 34 millones que esta misma campaña ganarán Clayton Kershaw o Zack Greinke en MLB. Esta constituye una muestra evidente de las grandes diferencias en las escalas salariales entre un país y otro, entre una liga y otra.

Pero estas son las alturas. Para esclarecer el caso de José Adolis y la supuesta “venta chatarra” de la FCB es preferible indagar en las ganancias de otros peloteros en dicho circuito, con las cuales se puede entender que las escalas en el caso del cubano se han manejado de manera aceptable, sin abuso ni subvaloración por ninguna de las partes.

Por ejemplo, en los propios Gigantes, Taishi Ota recibió poco más de 150 mil dólares en el 2015 y fue el mejor hombre en las granjas (“ni-gun”) del Yomiuri, con 11 jonrones, 32 impulsadas, 21 anotadas y average de 296 en 33 partidos. Itaru Hashimoto ganó 233 mil dólares y en 49 partidos promedió 292, con OBP de 395, 27 anotadas y 21 remolques.

En el área de los lanzadores, Yuki Egarashi, Shoki Kasahara y Katsuhiko Kumon tuvieron más de 27 salidas, con efectividad inferior a 2.00 y percibieron 100 mil dólares o menos

Pero tal vez el caso más ilustrativo sea el de Tomoya Inzen, jugador que participó en 80 desafíos en las Menores con average de 296, 81 inatrapables, 36 propulsadas y solo ganó 83 440 dólares, cifra inferior a la que percibirá José Adolis, a quien le costará completar esa cantidad de partidos por el escaso tiempo que durará su contrato lo que resta de la actual campaña (cinco meses).

Si bien es cierto que José Adolis cuenta con multitud de herramientas alabadas por la gerencia de los Gigantes (potente brazo, velocidad en las bases, producción en momentos cruciales), nada ni nadie garantiza que vaya a triunfar en Japón, básicamente porque el talento cubano, o de cualquier otro lugar, no ofrece una garantía absoluta de éxito.

Ni siquiera es seguro el triunfo en las Ligas Menores. Sí, porque en el contrato del avileño se esclarece que comenzará en el “ni-gun”, con opciones de ascender al primer equipo en algún momento de la contienda, detalles publicados en la prensa cubana.

“Comenzaré en el segundo equipo, pero con vistas a subir al primero. No será fácil, primero tendré que adaptarme al sistema de juego, a otras costumbres. Gracias a Dios contaré con el apoyo directo de mi madre y mi esposa, quienes también viajarán conmigo”, expresó José Adolis al diario Granma.

Por cierto, con similar estatus entró la pasada temporada Héctor Mendoza en la disciplina de los Gigantes, avalado por su poderosa recta y actuaciones de calibre en la Serie del Caribe de San Juan, Puerto Rico. Y adivinen, el mismísimo cerrador pinero, con horas de recorrido previas en las granjas del Yomiuri, solo percibió 41 720 dólares en el 2015, menos de la mitad de lo que ganará José Adolis.

En ambos casos, hablamos de peloteros jóvenes, prometedores, con condiciones de triunfar en el béisbol profesional, pero todavía muy verdes, necesitados de aprender, codearse en un nivel superior y sumar entradas de experiencia competitiva para aspirar a contratos millonarios.

Adolis particularmente pedía a gritos que subiera la parada, pues en Cuba se encontraba a riesgo de estancarse en el nivel de la Serie Nacional. Le vendrá muy bien medirse a pitchers con variedad en sus repertorios, velocidad superior a la que enfrenta en Cuba, donde se le considera un bateador por encima de la media, pero necesitado todavía de pulir mucho su mecánica, enfoque y disciplina en el plato.

Justo esas lagunas (se ha tomado 190 ponches en menos de mil veces al bate durante su carrera contra el desecho pitcheo cubano) son la principal causa de que José Adolis no tenga un contrato millonario con los Gigantes, novena de máxima exigencia donde jugar, en cualquier nivel, siempre será un reto.

En el primer equipo solo se admiten cuatro extranjeros de acuerdo a las normativas de la Liga nipona, y ya en la nómina estelar de los Gigantes aparecen el mexicano Luis Cruz, y el estadounidense Garret Jones, líderes impulsadores y en jonrones en el tramo inicial de la contienda.

Además, cuentan con el canadiense Scott Mathieson, el principal acomodador del bullpen, y el también norteño Aaron Poreda, relevista largo que parece ser el más prescindible en la lista de jugadores foráneos. Esperando en la Menores, sin contar a José Adolis, están Mendoza y el versátil dominicano Abner Abreu, y se espera el regreso en algún momento de Leslie Anderson, lesionado.

Todas esas son razones de peso para tomar con calma el salto del avileño a la pelota japonesa, donde otros cubanos probados y de sobrada experiencia no lograron rendir de acuerdo a lo esperado, como el espirituano Frederich Cepeda.

¿Vale más de 100 mil dólares José Adolis? No albergo la menor duda de que si hubiera llegado a la agencia libre de Estados Unidos, unos cuantos millones tomarían rumbo a su cuenta, pero en este caso, y por ahora, el pelotero y su familia, con el apoyo y consejo de su hermano Adonis, han decidido dar este paso rumbo al lejano y exigente béisbol japonés.

¿Venta chatarra? ¿Aceptación de una desfachatada cifra? Es cuestión de criterios, y personalmente no coincido con quienes catalogan de esa manera la oportunidad que se le abre en el horizonte a José Adolis, quien tiene en sus propias manos la oportunidad de crecer y tocar las puertas dentro de unos meses a un nuevo contrato, tal vez muy superior al actual.

Por último, en aras de despejar dudas, José Adolis viajará dentro de tres semanas a Japón, cuando los dirigentes de los Gigantes regresen a buscarlo tras la firma del contrato por la gerencia general del club. Su andadura en el circuito profesional nipón durará los cinco meses que restan de campaña y comenzará en las Menores, a fin de que se adapte a la cultura del país y a la dinámica de la pelota rentada, según me confirmó Katsutoshi Tsuzaki, director de Relaciones Internacionales de los Gigantes, quien no descartó la posibilidad de que el avileño suba al primer equipo.

Acerca de Isidro Martinez Suarez

El autor no ha proporcionado ninguna información.

2 Comments

  1. Nieto

    Muy buena respuesta amigo Isidro ,lo felicito este es un trabajo bien pulido

  2. Osmany

    Ok Isidro es buena tu respuesta es cierto que la comision nacional en oprtunidades ha cometido errores o se ha criticado rotundamente pero coincido con usted en el caso de Jose Adolis,en oprtunidades somos injustos al emitir un criterio sin tener todos los elementos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *