Boxeo, Otros Deportes

Si fue el final, Manny Pacquiao se fue como campeón ante Bradley

Manny-PacquiaoTomado de ESPNDeportes

Después de una espera de seis años, hace 11 meses Pacquiao cayó derrotado por clara decisión unánime ante Floyd Mayweather en la ampliamente publicitada pelea por la unificación del título peso wélter. El combate generó cerca de $600 millones de dólares, cifra que batió con creces el récord histórico de ingresos, sin embargo, no estuvo a la altura de lo esperado. Después de la pelea, Pacquiao se sometió a una cirugía para reparar un manguito de los rotadores desgarrado que, según él, se lesionó antes del combate y usó como excusa para justificar su mal desempeño. Cuando el tema comenzaba a perder fuerza, su imagen sufrió más daños como resultado de sus comentarios contra los homosexuales a principios de año. Y cuando decidió enfrentarse al antiguo campeón de dos divisiones, Bradley, 32, originario de Palm Springs, California, por tercera vez, poca gente mostró interés. Los pugilistas ya se habían enfrentado dos veces antes, en el 2012 y 2014, y ninguna de las dos peleas fue muy buena, además de que Pacquiao dominó completamente ambos combates, a pesar de la polémica victoria por decisión dividida de Bradley en la primera pelea.

Así que nos quedamos cortos al decir que hubo una marcada falta de interés en el tercer encuentro, que ni siquiera era por un título mundial, aun cuando Pacquiao había declarado que sería su última pelea, siete meses después de que Mayweather le ganara en su supuesta despedida.

Pero al final, se convirtió en la mejor pelea de la trilogía y una excelente actuación de Pacquiao, quien reiteró al término del combate que se retiraba, aunque dejó la puerta ligeramente abierta. En cuanto a la pelea (cuya repetición por HBO será el sábado a las 10:00 p. m. ET/PT), tanto Pacquiao, el legendario filipino de 37 años, quien rompió el récord al ganar títulos mundiales en ocho divisiones de peso, como Bradley empezaron de forma muy lenta. Pero la acción se calentó en el quinto round y ambos púgiles mantuvieron un buen nivel hasta el final.

Pacquiao, zurdo, estuvo en control gracias a su todavía excepcional puño izquierdo. Sorprendió a Bradley con un recto de izquierda y después un recto de derecha que obligó a Bradley a doblarse y tocar la lona con los guantes para anotarse un derribo en el séptimo round, aunque Bradley no resultó herido. Sin embargo, en el noveno round fue víctima de un sólido recto de izquierda de Pacquiao que lo volvió a derribar. A esas alturas de la pelea, Pacquiao había asumido el control total, aunque Bradley, cuyo entrenador Teddy Atlas hacía todo lo posible entre asaltos por mantenerlo en el combate, libró una encomiable pelea. Sin embargo, no fue suficiente, y Pacquiao fue declarado el vencedor por merecida decisión unánime, mientras los 14 665 aficionados que se dieron cita en el MGM Grand Garden Arena (la mayoría fans de Pacquiao) aclamaban a su héroe.

Es posible que Pacquiao vuelva a pelear de nuevo, pero si este es el final, fue el apropiado para el Pacman, cuya histórica trayectoria jamás será olvidada. Ahora regresará a Filipinas para continuar con sus obras caritativas y su campaña para obtener un escaño en el senado en las elecciones de mayo.

Acerca de Isidro Martinez Suarez

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *