Otros Deportes, Tenis

Muguruza no tiene techo

mugu

Garbiñe Muguruza se metió en su primera semifinal de ‘Grand Slam’, también la primera en Wimbledon, tras derrotar a Timea Bacsinszky por 7-5 y 6-3. Se convierte, con apenas 21 años, en la cuarta española en llegar tan lejos en el torneo después de Lili Álvarez, Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez.

La diferencia entre los dos partidos anteriores con respecto al de Bacsinszky es que la hispanovenezolana sentía la presión de no perder el tren de sus primeras semifinales de ‘Grand Slam’ y más en un lugar como la Catedral del tenis. Daba igual que la suiza estuviera mejor clasificada antes de empezar el torneo, 15 por 20 de Muguruza.

La pupila de Alejo Mancisidor se había ganado el derecho de soñar porque había derrotado consecutivamente en tercera ronda y en octavos a dos ‘Top 10’ cualificadas en hierba. Su primera víctima fue Angelique Kerber, semifinalista de Wimbledon en 2012 y cuartofinalista el año pasado, y la segunda Caroline Wozniacki, número 5 de la WTA.

Muguruza tan sólo ha jugado 19 partidos sobre césped como profesional y la sensación que da es que ha crecido en él. Su servicio es un don para cualquier superficie pero que se multiplica en el tercer ‘major’. Ganó el sorteo y, evidentemente, escog ió sacar. Tener la sensación de que vas delante en el marcador no tiene precio cuando las victorias y las derrotas se deciden por pequeños detalles.

El nuevo icono de la multinacional Adidas volvió a irse desesperadamante a la volea, a veces con más acierto que otras. Bacsinszky, una tenista que llegó a ser camarera de un bar antes que profesional de la raqueta, regresó esta temporada al circuito después de una larga lesión y lo ha hecho a lo grande con dos títulos en 2015: Acapulco y Monterrey.

Pero lo bueno que tiene Garbiñe es que su tenis poderoso hace que la mayoría de los partidos dependan más de ella que de la rival. Bacsinszky disfrutó de las dos primeras pelotas de ‘break’ en el quinto juego del primer set. La hispanovenezolana las negoció con soltura, sin el brazo encogido: una derecha angulada y una volea solventaron el problema.

La igualdad entre ambas parecía llevar el desenlace a la muerte súbita. No fue así porque la helvética perdió su saque en el decimosegundo juego con una derecha al limbo. En la continuación, Bacsinszky rompió de entrada a la hispanovenezolana pero su ventaja en el marcador duró los tres minutos que tardó Muguruza en devolverle la rotura.

En el octavo juego llegaría el ‘break’ definitivo. Posteriormente, Garbiñe sellaría su histórico pase a la penúltima ronda de Wimbledon. Fue con un revés incontestable.
Arantxa había sido la última española capaz de llegar a la penúltima ronda en las pistas del All England Club en la edición de 1997. La barcelonesa perdería con Jana Novotna. La rival el jueves de Garbiñe será la polaca Agnieszka Radwanska, que se impuso a la estadounidense Madison Keys.

Tomado del sitio: marca.com

Acerca de Tony Hernández Caballero

El autor no ha proporcionado ninguna información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *